La iglesia nueva

El día 6 de julio de 1997 el Obispo de la zona, Jaume " Trasserra, bendecía la primera piedra que se colocaba en el solar que ya en 1980 el Arzobispado había adquirido en la calle de Llopis, colindante con el del barracón.
Influyó mucho en esta decisión de construir la nueva iglesia, el deseo manifestado por diversas personas durante la visita que el Cardenal Ricard Maria Caries hizo a nuestro barrio el final del curso 1995.
Durante más de un año, hasta que se inauguró la iglesia, otra vez las misas del domingo en un colegio (el Antaviana), los
demás actos religiosos en Sant Sebastiá y las reuniones y la catequesis en la "Casita" que se resistió a la piqueta hasta poco antes de la inauguración

Por otra parte las obras exigieron mucha dedicación a los responsables dé la Parroquia ya que tuvieron que velar para que todo fuera adecuado al estilo y a las necesidades actuales y futuras de la comunidad cristiana y del barrio. Puede haber críticas respetables de que no tiene apariencia de iglesia, pero se ha seguido en la línea de hacer una "casa" a la medida humana, que ha sido la medida escogida por Dios para habitar entre nosotros, más que hacer un "templo" para un Dios Altísimo
Estamos contentos con la iglesia nueva y con el paso de los años lo estaremos más porque podremos dar más servicio al barrio con los grandes espacios que tenemos y porque la sentiremos más nuestra, asociando este lugar a tantas cosas que se habrán vivido. Pero en este punto, por el momento, no puede ganar a "nuestro entrañable Barracón

© 2013  Equipo de comunicación Parroquial